¿Qué es Cabify?

Cabify_Logo

Desde la irrupción de Uber en las noticias por su enfrentamiento con los taxistas de medio mundo, los modernos servicios de transporte de viajeros están ligados sí o sí a la polémica. Cabify es uno de estos servicios pero, a diferencia de Uber, cumple estrictamente con la legalidad de los países en los que opera.

Cabify es un servicio que, desde su aplicación o sitio web, permite la contratación de vehículos de alta gama con chóferes privados. El precio es acordado antes de que el servicio se realice, pues la empresa calcula el recorrido y establece el precio en función de los kilómetros que se vayan a realizar. En el caso de Madrid, se pagan 2,95 euros por cada uno de los tres primeros kilómetros, 2 euros cada kilómetro hasta los 20 y el resto se paga a razón de 1,6 euros el kilómetro.

Aunque también permite «llamar» a taxis, no es este el servicio por el que la empresa se encuentra en franco crecimiento. Aun con todo, en este servicio también se diferencian de los taxis tradicionales, pues sus taxistas han de pasar un examen tras una formación que Cabify les presta, además de tener que se tienen que someter a las valoraciones de los usuarios ordinarios y las de los usuarios de incógnito, que son empleados de la propia empresa que los ponen a prueba.

Cabify cumple, como decíamos al principio, con la legalidad, pues todos los vehículos con los que trabajan tienen la licencia VTC (Vehículo de Turismo con Conductor). Las CCAA permiten a las empresas solicitar las licencias VTC en un máximo, en el caso de Madrid, de una por cada 30 licencias de taxi. Así, Cabify trabaja en la capital de España con 600 coches (y 4.000 conductores), que es el número máximo con el que la Comunidad de Madrid les permite trabajar (hay 18.000 taxis). Asimismo, los conductores que trabajan para Cabify son autónomos o empleados de empresas de transporte de viajeros con los que la start-up trabaja y se llevan una parte de los ingresos.

No obstante, los requisitos legales son muy diferentes según el país en el que se opere. Así, mientras que en España éstos son muy duros, en los demás países en los que opera Cabify (Chile, Perú, México y recientemente también en Colombia) las trabas legales con las que se encuentran son menores. Este es un aspecto, unid al extra de seguridad que le aporta a sus usuarios en determinadas áreas conflictivas de las ciudades latinoamericanas donde operan, que les ha permitido desarrollarse con mayor rapidez en estos lugares. En España, además de en Madrid, Cabify opera en Barcelona, Bilbao, La Coruña, Vitoria y Málaga.

Aunque Cabify es una start-up creada por españoles y en España, la primera financiación, en 2011, no la obtuvo en nuestro país, sino en, como no podía ser de otra manera, en San Francisco, Estados Unidos, y vino de un business angel. Actualmente, y una vez que la empresa ha demostrado su viabilidad, una parte de su financiación ya sí proviene de inversores españoles.

El fundador de Cabify es Juan de Antonio y puedes leer un par de entrevistas con él aquí y aquí.

Gowex, cronología de un descalabro

GOWEXEl pasado 30 de junio Gowex era una start-up pujante, cuyas cifras de crecimiento eran estratosféricas y que cotizaba en el MAB. Solo una semana más tarde Gowex ha solicitado el concurso de acreedores y su continuidad es más que improbable. ¿Qué ha sucedido en estas casi dos semanas para que se haya producido este descalabro?

Todo empieza con la publicación el uno de julio de un demoledor informe por parte de una, hasta ahora desconocida en España, compañía estadounidense llamada Gotham City Research. En el informe se pone en jaque absoluamente toda la estructura de Gowex y se comunica que las cuentas de la tecnológica llevan siendo falseadas deliberadamente mucho tiempo. En concreto, considera que sólo el 10% de los ingresos son reales y que el valor del título es cero. Esto es, que la pujante compañía tecnológica no vale nada de nada.

Como consecuencia del informe, el valor en el MAB de Gowex se desploma, hecho que Jenaro García, fundador y CEO de la tecnológica, trata de neutralizar a través de la publicación de un comunicado en el que declara que la información de Gotham es falsa, a la que acusa, además, de querer provocar una caída en el valor de los títulos «dentro de una estrategia de inversores a corto plazo». La tibieza del comunicado, en el que no se aporta dato alguno que contrarreste firmemente las graves acusaciones del informe, no consigue mitigar la caída del valor, que pierde en un sólo día el 46%. El informe, además, introduce una sombra de duda sobre el resto de valores del MAB, cuya cotización también cae estrepitosamente.

Un día más tarde, el miércoles, Gowex manda al BME, regulador y supervisor del MAB, un Hecho Relevante en el que anuncia, únicamente, su intención de ponerse en contacto con una de las cuatro auditoras de referencia para «reforzar su transparencia». El anuncio parece frenar la caída del valor, que ese día únicamente pierde un 26%. Entre los dos días, el valor de Gowex se ha reducido un 60%.

Mientras tanto, la CNMV reacciona solicitando información al SEC y a la FCA, reguladores de los mercados estadounidense y británico respectivamente, relativa a Gotham City Research. La intención del regulador español es ver si la firma de análisis estadounidense ha podido cometer un abuso de mercado. No obstante, el regulador español recuerda que su papel en el MAB se reduce a la vigilancia de las conductas de abuso de mercado y al cumplimiento de los procedimientos de dicho mercado. Sin embargo, al tercer día de la publicación del informe maldito, el MAB se ve obligada a suspender la cotización de Gowex, a la que insta a que «concrete del modo más detallado posible el plan de actuaciones que considere preciso definir», y le pone a la tecnológica como fecha límite para dicha explicación la apertura del mercado del día siguiente, aunque finalmente Gowex consigue ampliar el plazo hasta el lunes siguiente.

Publicidad de GowexPor su parte, la Asociación Europea de Inversores Profesionales (Asinver) empieza a sospechar que los retrasos y la indefinición a la hora rebatir el informe por parte de Gowex es un síntoma de que los datos de Gotham son ciertos y, en consecuencia, ese mismo viernes presenta una denuncia ante la Fiscalía General del Estado contra Gowex, su CEO, Jenaro García, M&A Auditores, BME y el asesor de Gowex Ernst Young. A esta denucia se unirán más tarde la plataforma de afectados por la estafa de Gowex y la Asociación Española de Accionistas MInoritarios (Aemec).

Al mismo tiempo, PwC comunica que realizará un forensic (informe forense de investigación) detallado en el que se concrete la situación contable, financiera, contractual y de gestión de Gowex a 31 de diciembre de 2013. El forensic es solicitado por la tecnológica, aunque se intuye que obligada por las terribles circunstancias. El único precedente en España en que se ha utilizado un informe forense de este tipo es en el caso Pescanova, lo que no invita a la tranquilidad.

El fin de seman llega y parece que todo va a continuar sin cambios hasta el lunes. Sin embargo, en la mañana del domingo Jenaro García sorprende y anuncia a través de su cuenta de Twitter que se da por vencido. El anuncio de la red social dice: «Pido perdón a todos. Lo siento de todo corazón». Acto seguido, García presenta su dimisión, que es aceptada. El sorprendente anuncio provoca que el MAB decrete la suspensión de la cotización de Gowex «hasta nuevo aviso». De la misma manera, PwC anuncia que suspende la realización del forensicAsinver pide que se registren las sedes de la empresa y los domicilios de los directivos para evitar que se deshagan de documentos y demás pruebas.

Las compañías del MAB vuelven a notar la sacudida y pierden más valor. Cuatro de ellas, las más grandes en capitalización (Masmovil, Carbures, Eurona Telecom y Ebioss), anuncian que estudian muy seriamente abandonar el MAB y pasar a cotizar en el Mercado Continuo. De hecho, De Guindos estudia muy seriamente obligar a todas las empresas cuyo valor de capitalización sea superior a los 500 millones de euros a que coticen en dicho mercado. El Ministerio del que es titular De Guidos, entre tanto, suspende las ayudas pendientes de entregar a Gowex, que ya debe medio millón de euros al CDTI y 1,5 millones a la Dirección General de Innovación.

El ya ex CEO de Gowex, Jenaro García, manda un correo electrónico a sus exempleados en el que les pide disculpas (tan solo unos días después de que les hubiera dicho a la cara que la información de Gotham era falsa) y les anima a que sigan con el proyecto, «lógicamente con un alcance y ambición diferente al que yo he planteado».

En el octavo día desde que se publicara el informe que desacreditaba toda la trayectoria de Gowex, Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV, declara que es necesario restituir el buen nombre del MAB porque es útili y necesario para las pymes pues «les permite obtener financiación por vías distintas a las bancarias». De la misma manera, considera imprescindible hacer un «análisis crítico», pero cosidera que esta presunta estafa es «una excepción». Al cerrar la sesión en el MAB, cuatro de las seis compañías que cotizan en formato continuo repuntan, algunas incluso a doble dígito, y mitigan las pérdidas de los días anteriores.

Asinver, por su parte, anuncia que pedirá a la Fiscalía que se investigue la sociedad Giotelgy, propiedad de Jenaro García y radicada en Luxemburgo, pues sospecha que se ha desecho del paquete de acciones a través de las que García tenía una de sus participaciones en Gowex. El resto de las acciones las tiene a través de Cash Devices, paquete del que también parece haberse desecho, al menos en parte, según el Hecho Relevante que la propia Gowex emite el día siguiente.

A día de hoy, la situación está en los tribunales y de ahí, probablemente más tarde que temprano, se verán las implicaciones que para cada parte tiene el caso. Así, la Fiscalía ha designado a la Audiencia Nacional como la autoridad judicial competente para llevar el caso, dado que las personas que han podido verse afectadas están distribuidas a lo largo y ancho de todo el territorio nacional, y algunas incluso están en el extranjero. En respuesta a este mandato de la Fiscalía, la primera actuación del juez Santiago Pedraz ha sido la de citar a declarar este lunes como imputado a Jenaro García, requiriéndole específicamente que lleve su ordenador personal y su teléfono móvil.